Cómo saber si el hachís es bueno

Hachís

Si eres fumador habitual o esporádico de marihuana, seguro que te preguntas cómo saber si el hachís es bueno. Hay muchos productos que es mejor no consumir, por eso debes tener claro que existe una serie de factores que pueden ayudarte a saberlo todo sobre la calidad de hachís:

Factores para saber si el hachís es de calidad

Textura

La textura es un factor claro que nos ayudará a detectar el hachís de calidad. Tendremos que comprobar que es compacta y densa, es decir, que el prensado haya sido el adecuado.

En el caso de que tenga un aspecto muy esponjoso o blando, incluso aunque se haya prensado, sabremos que la calidad deja mucho que desear.

Por otro lado, si se nota demasiado duro, o se deshace cuando se está manipulando, podría estar muy seco o adulterado. Son señales que nos dicen que ese hachís no es de calidad.

Aroma

Otro de los factores que te permiten averiguar cómo saber si el hachís es bueno lo tenemos en el aroma.

El mejor hachís del mundo debe ser aquel que no huela mucho, pero tiene que desprender algún tipo de aroma. Cuando se calienta, el olor debe ser todavía más potente.

Si nos da un tufillo a plástico, a moho o a rancio, es señal de que está repleto de agentes contaminantes (quizá no se haya elaborado de la forma correcta, haya sido adulterado o el almacenamiento no haya sido el adecuado). En cualquier caso, tampoco te interesa.

Aspecto

El aspecto también te dirá si el hachís o el polen es de buena calidad.

  • En el caso de que sea tamizado en seco, debería presentar un color marrón con un toque dorado. A mejor prensado, más brillo tendrá el producto.
  • Si ha sido elaborado con agua y hielo, comprobaremos que el color sea uniforme y descartaremos aquel producto que tenga grumos o cuyo aspecto no sea liso.

¿Cómo saber si el hachís es bueno? Las mejores pruebas y trucos

Prueba de las burbujas

Si aún te preguntas cómo saber si el hachís es bueno y qué métodos puedes usar para medir su calidad, tienes que conocer la prueba de las burbujas.

  • Cogemos un trozo de hachís y lo acercamos a una llama.
  • Si se pone de color negro con rapidez, es señal de que hay muchos contaminantes con la resina.
  • Si no hay burbujas, el producto es de mala calidad porque los contaminantes son altos, o porque tienen un elevado volumen de materia vegetal residual.
  • Un exceso de burbujas delata una alta proporción de aceites añadidos que se han usado para alterar su sabor.

La prueba del humo

Otra prueba que nos ayudará a detectar si el hachís es de calidad la podemos llevar a cabo tan solo observando el humo.

  • Si prende con mucha facilidad y suelta mucho humo, es señal de que ha sido adulterado con resina, o que tiene mucha proporción de restos vegetales.
  • Si le cuesta prender y no produce humo, es señal de que la proporción de materia vegetal es baja, por lo que será un producto de alta calidad.

 

Esperamos haber resuelto tus dudas sobre cómo saber si el hachís es bueno o si se trata de un producto que no tiene la calidad suficiente y debería de descartarse.