Beneficios curativos y terapéuticos de la marihuana

Las propiedades terapéuticas de la marihuana han sido bien conocidas por distintas culturas que han utilizado esta planta con diversos objetivos entre sus plantas medicinales habituales.

La marihuana tiene efectos curativos que se basan en el funcionamiento del sistema endocannabinoide de nuestro cerebro. Se trata de un sistema de comunicación intercelular (neurotransmisión) en el que participan unas sustancias que producimos naturalmente, los cannabinoides, que regulan nuestros niveles de estrés, entre otras cosas.

Uno de los principios activos del cannabis, el CBD o cannabidiol, cuando llega a nuestros receptores cerebrales actúa tal como lo hacen las sustancia naturales de nuestro organismo, por lo que su acción es limpia y sencilla, tal como lo hace una llave en la cerradura.

Beneficios y propiedades curativas y terapéuticas de la marihuana

Algunas de las propiedades curativas de la marihuana más evidentes son las que se relacionan con sus efectos antiinflamatorios y relajantes.

El efecto antiinflamatorio del cannabis permite utilizarlo no solo en aplicaciones externas, sino también en el tratamiento de procesos inflamatorios de carácter intestinal, por ejemplo. 

El uso de alcohol de marihuana es muy habitual y está muy extendido por su poder antiinflamatorio, por lo que suele usarse en aplicaciones tópicas en las lesiones musculares, contracturas, dolores de espalda o tras el ejercicio físico.

Su aplicación con paños sobre la frente alivia la fiebre, así como la congestión respiratoria al aplicarlo del mismo modo sobre el pecho, siendo estos algunos de sus usos más tradicionales.

Uno de los grandes beneficios terapéuticos de la marihuana es el alivio del dolor, particularmente en pacientes con dolor crónico, que muchas veces recurren a la marihuana como alternativa, al no encontrar alivio en la medicación convencional.

Por otra parte, su efecto relajante es de los que está mejor estudiado, resultando un excelente ansiolítico y regulador del sueño. En el caso del aceite de marihuana, también se reconoce su efecto antiemético, particularmente para reducir los vómitos en pacientes en tratamiento de quimioterapia.

Para qué enfermedades puede ser beneficiosa la marihuana

Entre los múltiples usos medicinales de la planta de marihuana, que se encuentran sometidos a investigación, podemos destacar:

  1. Tratamiento de epilepsias refractarias: para el control de las crisis epilépticas y la mejora de los procesos neurocognitivos.
  2. Analgésico: con mayor éxito en pacientes con artritis reumatoide y migrañas. También se está estudiando su respuesta en casos de sinusitis.
  3. Tratamiento de la ansiedad y los estados de nerviosismo.
  4. Insomnio y trastornos de la higiene del sueño.
  5. Tratamiento de la depresión, con efectos contundentes en la mejora del estado de ánimo, presumiblemente debido a los receptores de serotonina.
  6. Esquizofrenia: con investigaciones en desarrollo para su uso como antipsicótico con menos efectos secundarios que los actuales.
  7. Parkinson.
  8. Alzheimer.
  9. Demencia por VIH.
  10. Autismo: utilizado para la reducción de las conductas agresivas y/o autolesivas, libre de efectos sedantes.
  11. Enfermedades reumáticas y artríticas.
  12. Esclerosis Múltiple, Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), enfermedad de Huntington (EH): gracias a su efecto neuroprotector.
  13. Colon irritable, inflamaciones gástricas y otros problemas del aparato digestivo.

 

En definitiva, los usos terapéuticos y beneficiosos de la marihuana se han conocido y han sido utilizados desde tiempos remotos, en particular sus efectos analgésicos y antiinflamatorios. En la actualidad son muchos los estudios e investigaciones que sugieren efectos curativos o paliativos en enfermedades de carácter neurológico, patologías que cursan con dolor crónico y en el tratamiento de la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo.